La celebración de la semana santa y en especial el Triduo Pascual fue un momento especial para la comunidad del sector de la parroquia y del Morisco y sus alrededores, en los que se llevó a cabo diversos momentos de oración y reflexión finalizando con la Vigilia Pascual. El gozo de la resurección del Señor, se vivió intensamente por parte de los asistentes. Dios ha estado grande con nosotros y estamos alegres, lo que nos lleva a proclamar: ¡Aleluya, Aleluya, Aleluya! El Señor Resucitó.