Nuestra Casa Común

Casa Comun

LA TIERRA NUESTRA CASA COMÚN
Encíclica “Laudato si” del Papa Francisco.

La situación ambiental se ha convertido en un tema transversal para los diferentes estamentos ya sean políticos, religiosos, culturales o económicos, debido a que ningún ser humano está fuera de ésta casa, conocida como el planeta tierra. El Papa francisco presenta al mundo la encíclica “Laudato si” con un sentido de preocupación y de exhortación frente a la problemática del medio ambiente, la geopolítica y la geoglobalización, afirmando que “el sistema económico ha convertido el planeta en un depósito de porquería”.

El sistema económico mundial, se ha convertido en el principal enemigo del medio ambiente en tanto que, su finalidad es acaparar los bienes o recursos naturales para beneficio de unos pocos, sin el mínimo sentido de conservación y cuidado de los mismo por una parte y por otra, sin tener en cuenta que éstos sin un debido cuidado llegarán a extinguirse.

Así pues, el sumo pontífice denuncia la despiadada posición de los gobiernos y/o multinacionales por la privatización de los recursos que poco a poco se han ido agotando. Afirma: “Mientras se deteriora constantemente la calidad del agua disponible, en algunos lugares avanza la tendencia a privatizar este recurso escaso, convertido en mercancía que se regula por las leyes del mercado”. Estas leyes de mercado no son otra cosa que el Neoliberalismo, cuyo propósito es la privatización de los bienes y recursos públicos en favor de un selecto grupo, mientras el resto de la humanidad se hunde en el fango de la desolación, la pobreza y la injusticia.

Para el Papa, “Existen formas de contaminación que afectan cotidianamente a las personas. La exposición a los contaminantes atmosféricos produce un amplio espectro de efectos sobre la salud, especialmente de los más pobres, provocando millones de muertes prematuras”. “Estos problemas están íntimamente ligados a la cultura del descarte, que afecta tanto a los seres humanos excluidos como a las cosas que rápidamente se convierten en basura”. (Papa Francisco. Laudato si).

Esta es la preocupación del Papa y que se transfiere a todos los habitantes de la tierra, de tal modo que cada miembro de nuestra casa común se comprometa a erradicar la cultura del descarte y a procurar el cuidado de los recursos naturales, con el objeto de hacer de nuestra casa un lugar para el bien común. “El desafío urgente de proteger nuestra casa común incluye la preocupación de unir a toda la familia humana en la búsqueda de un desarrollo sostenible e integral, pues sabemos que las cosas pueden cambiar. Hago una invitación urgente a un nuevo diálogo sobre el modo como estamos construyendo el futuro del planeta”. (Papa Francisco, Laudato sí).

Después de haber vivido este tiempo de Pascua y la fiesta de Pentecostés, debemos dejar que el Espíritu de Dios no guíe en la construcción de un mundo mejor, a partir de la invitación que nos hace el Papa Francisco sobre el cuidado de nuestra casa común.

No se admiten más comentarios